Compartir

Los tres ex jugadores de la Arandina Club de Fútbol que presuntamente abusaron de una menor de 15 años permanecerán en la prisión de Burgos durante al menos los 18 meses que durará la instrucción del caso, tras ampliarse esta fase por su dificultad, de los seis meses previstos inicialmente.

Esta nueva situación se produce después de que el Juzgado número 1 de Aranda de Duero haya rechazado la petición de la defensa de los tres jugadores acusados. La titular del juzgado arandino ha tumbado el recurso contra el auto de prisión provisional, comunicada y sin fianza dictado en el mes de diciembre, según informaron fuentes cercanas a la investigación a Ical.

De este modo, los tres futbolistas, de entre 19 y 24 años, permanecerán en la cárcel donde ingresaron el pasado 13 de diciembre. La defensa alegó que “no hay riesgo de fuga, ni de destrucción de pruebas” para que sus clientes pasasen las fiestas navideñas con sus allegados, “como siempre lo habían hecho”.

Así, el caso continúa en un “complejo” proceso de instrucción, como han señalado las partes, que hacen necesario el análisis de todas las partes implicadas en la presunta agresión.

Todo apunta a que en las próximas semanas se llamará a declarar un cuarto joven al que varios testigos sitúan en el lugar de los hechos y cuyo testimonio podría resultar esencial en la resolución del mediático caso.