Compartir

La Policía Nacional y la Guardia Civil, en una operación conjunta y con la colaboración de Europol, han desarticulado una banda de ciudadanos iraquíes que introducía ilegalmente a compatriotas en la UE.

Según informó la Policía, la red introducía inmigrantes de forma irregular en 'espacio Schengen' desde el Kurdistán iraquí hasta países del norte de Europa, España o Francia, donde se les escondía en camiones frigoríficos con destino al Reino Unido.

La operación se ha saldado con la detención de seis individuos -cinco en Valencia capital, entre las que figura el cabecilla de la banda, y una en Bilbao-.

Se han realizado simultáneamente cinco registros domiciliarios y de un local en Valencia, en los que han intervenido, entre otras cosas, 15.000 euros y 8.000 dólares en efectivo, documentación bancaria, soportes informáticos y dispositivos móviles cuyo contenido está siendo analizado por expertos.

HASTA 10.000 EUROS POR VIAJE

El cabecilla de la trama, un iraquí nacionalizado español residente en Valencia, dirigía los traslados de los inmigrantes por diferentes países de la Unión Europea, mientras que el resto de integrantes de la organización actuaban a modo de célula itinerante.

El precio del traslado oscilaba entre los 3.000 y 10.000 euros por persona en función de la modalidad de introducción y del riesgo para la integridad física.

Las investigaciones se iniciaron cuando el pasado mes de febrero de 2017, en un área de servicios de la población de Ferreruela de Huerva (Teruel) seis inmigrantes de nacionalidad iraquí (cuatro de ellos menores) y de la misma familia, son localizados en el interior de un camión frigorífico que transportaba mercancías con destino a Reino Unido.

Simultáneamente se tuvo conocimiento de otro hallazgo de inmigrantes en situación irregular ocurrido en Chiva (Valencia). En este caso, son halladas dos personas de origen iraquí en el interior de un camión frigorífico.

BANDA ITINERANTE

Además, en marzo de 2017, en un área de servicio de Villafranca del Campo (Teruel) en el interior de un camión frigorífico que se dirigía a Reino Unido se localiza a ocho inmigrantes (cuatro de ellos menores) de nacionalidad iraquí. Fueron las propias personas transportadas en el interior de los remolques frigoríficos, quienes dieron la voz de alerta llamando a emergencias ante el temor a morir de frío.

Las investigaciones iniciales se centraron en torno a un individuo iraquí nacionalizado español y residente en Valencia, el cual condujo paulatinamente hasta otros miembros de la red y a los distintos países de la UE por los que se desplazaban y residían de forma itinerante para dificultar su detección.

El mencionado individuo actuaba como líder de la organización supervisando las operaciones de traslado de los inmigrantes por los distintos países europeos por los que transitaban hasta su destino final.