Compartir

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró este jueves en el Senado que “nadie ordenó el uso de la violencia” durante el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre en Cataluña, de forma que las Fuerzas de Seguridad del Estado sólo emplearon los medios antidisturbios cuando se les cortó el paso para marcharse o cuando los agentes fueron atacados.

Zoido hizo esta afirmación en el Senado, donde compareció durante casi cinco horas para explicar la actuación policial durante el 1-O, así como en los meses anteriores y posteriores.

En su réplica a los distintos partidos políticos, el ministro explicó que las Fuerzas de Seguridad intervinieron en un total de 113 puntos de votación de la consulta ilegal y que sólo hubo “problemas” en 11, mientras que en otros 54 se usó parcialmente la fuerza “para quitar a la gente de en medio”.

Destacó que Policía Nacional y Guardia civil comenzaron a actuar después de recibir una petición de ayuda de los Mossos d'Esquadra hacia las nueve de la mañana del 1-O, ya que agentes catalanes requirieron ayuda para hacer cumplir las resoluciones judiciales que ordenaban impedir el referéndum secesionista.

Dentro de esta actuación de policías y guardias civiles, Zoido dijo que desde Interior “nadie ordenó que tuviesen que emplear violencia para cumplir con su obligaciones”. Apuntó que esto llevó, por ejemplo, a que en algunos puntos de votación los agentes estatales ni siquiera llegaran a actuar y en otros desistieran de hacerlo para evitar un “mal mayor”.

“CUANDO SE TUVO QUE HACER”

Asimismo, el titular de Interior negó que la actuación policial el 1-O se llevase a cabo “fuera de tiempo”, como sostuvo el PSOE, ya que se hizo “cuando se tuvo que hacer”.

Sobre los heridos, Zoido se refirió a que la propia Generalitat indica que hubo 1.066 atendidos, de los que sólo 5 -el 0,05%- fueron graves. Entre estos últimos hubo una persona que sufrió un infarto, un herido en un ojo y tres individuos con politraumatismos. Al mismo tiempo, el ministro incidió en que en los medios de comunicación se ha dicho que el Gobierno de Carles Puigdemont llegó a contar como heridos hasta a los que dijeron haber sufrido ansiedad al ver las cargas policiales por televisión.

En cuanto a las urnas del 1-O, el titular de Interior reconoció que todavía no se sabe cómo llegaron a Cataluña, pero que no lo hicieron mediante envíos a ninguno de los colectivos independentistas conocidos, como la ANC. Añadió que se buscaron urnas de unas “características”, en el sentido que pensaba iban a ser de cristal, lo que pudo dificultar que fueran localizadas las que finalmente se usaron, que eran de plástico.