Compartir

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, aseguró este miércoles que su formación no se va a cambiar el nombre ni se va a disolver, sino que están de celebración del cuarto aniversario de su fundación.

Así respondió en una entrevista en TVE recogida por Servimedia ante varias informaciones sobre el supuesto cambio de nombre de la formación que encabeza Pablo Iglesias y sobre nuevos requisitos exigidos por el Ministerio del Interior para su registro como partido político.

Preguntado por la noticia de que Interior liquidará Podemos si no adapta sus Estatutos a la Ley de Partidos en dos meses, Echenique fue claro y manifestó que esta información “tiene la misma enjundia y credibilidad” que la noticia que apuntaba que se iban a cambiar de nombre o que Pablo Iglesias estaba desaparecido, cuando estaba localizado y disfrutando de un periodo vacacional. “Es una fabricación”, remachó.

Aclaró que lo de Interior es un “trámite administrativo” derivado de un cambio en la Ley de Partidos y que deben cumplir todos los partidos, pero que “no afecta para nada al fondo de la estructura” de Podemos ni de ningún partido. “Ni nos vamos a cambiar el nombre ni se va a disolver Podemos”, aseguró.

MAREA ANDALUZA

Por otra parte, restó importancia a que Teresa Rodríguez haya registrado en Andalucía junto a Izquierda Unida la marca 'Marea Andaluza'. Dijo que habló hace dos días con la secretaria general de Podemos en esta región y enmarcó este registro en lo “habitual” para evitar que algún “listillo” les robe el nombre y registre esta marca.

Se trata, remarcó Echenique, de “anticiparse” y hacerse con ese nombre, porque las fuerzas del cambio utilizan otros nombres a nivel municipal y autonómico. Y esta ocasión, dijo, se ha hecho “con un aliado con el que lo más seguro es que nos presentemos” en la próxima cita electoral.

Echenique repasó los cuatro años transcurridos desde la fundación de Podemos e indicó que “no se imaginaba nadie” en este país “lo que ha hecho la ciudadanía”, porque el partido solo es una “herramienta” de ésta para hacerse oír en las instituciones.

Dijo que entonces “el bipartidismo parecía inexpugnable, invencible, y a nadie la cabía en la cabeza una fuerza política nueva”, que meses después de su constitución logró cinco eurodiputados en las elecciones europeas y hoy, cuatro años después, tiene un grupo parlamentario con 67 diputados y “fuerza constituyente” como para convocar un referéndum si se pretende reformar la Constitución.