Compartir

El juez de la Audiencia Nacional instructor del 'caso Púnica' de corrupción, Manuel García Castellón, cuenta con documentación explícita del cobro de comisiones ilegales por parte de Francisco Granados, David Marjaliza y Javier López Madrid de 3,6 millones de euros, según informa 'El País'.

La documentación presentada por Marjaliza, uno de los cabecillas de la trama, consta de un cobro de facturas entre cuatro empresas, de las cuales tres no están relacionadas con las obras del Metro de Madrid. Esto permitió que los tres cobrasen una comisión de 1,2 millones de euros, que el propio Granados cobró en negro y metálico.

Las obras de las que supuestamente se han beneficiado son los tramos del Metro Ligero de Boadilla del Monte, el tramo 1-B del Metro Norte y el 1-C de la conexión entre la línea 10 y el MetroSur. Todas estas líneas fueron adjudicadas en el periodo que Granados fue consejero de transportes del gobierno de Esperanza Aguirre.