Compartir

La Junta de Andalucía retiró el 3 de enero la custodia de Jonás. un niño que tan sólo tiene un año y que padece una “anemia megaloblástica”. La Junta considera que los padres no cuidaron al niño, y que estaba deshidratado y con escasa masa muscular cuando ingresó en urgencias.

Los padres de Jonás, en una entrevista concedida a El Español, reclaman a dicho medio que el organismo andaluz está faltando a la verdad y que han cuidado a Jonás desde el primer momento en el que se puso malo con altas fiebres. Los progenitores aseguran de que les han reitrado la custodia por “pura ideología” debido a que ellos han optado por “la crianza con apego, fuera de las leyes que marca esta sociedad”, ya que lo mantenían alejado de cualquier tipo de control en cuanto a vacunas ni pediatrías.

La Junta negó rotundamente que se le haya retirado la custodia por esa causa se basa en el informe presentado por el personal sanitario del hospital Puerta del Mar de Cádiz ya que consideran que al menor se le coloca en una situación de “peligro extremo”.