Compartir

Corría el año 1994 cuando Internet irrumpió en nuestra vida. Objetos cotidianos, que utilizábamos en nuestro quehacer diario como, por ejemplo, el callejero o las Páginas Amarillas, simplemente desaparecieron y, con el paso del tiempo, muchos más.

Éstos dieron paso a un nuevo universo compuesto por 'internautas, 'blogs', 'webs', o 'youtubers', y aparecieron nuevas palabras como SEO, SEM o posicionamiento web que enriquecieron nuestro vocabulario.

De pronto, para cualquier negocio de la capital, se antojaba imprescindible contar con una agencia de marketing digital en Madrid.”Si no estás en Internet no existes”, era la frase más repetida aquellos días.

La llegada del 'e-commerce' fue un momento clave para los comerciantes. Esta modalidad de comercio en línea ofrecía un nuevo canal de venta, con unas posibilidades infinitas, a un precio más que razonable. Vamos que era bueno, bonito y barato.

Desde entonces, la visibilidad de nuestro negocio en Internet, nuestro posicionamiento en la web, continúa siendo clave para lograr el éxito empresarial. Así lo demuestran los datos del pasado curso, recogidos en un informe elaborado por la Comisión Nacional de los Mercado y la Competencia (CNMC). Datos que confirman el aúge del 'e-commerce' y del comercio electrónico, que creció un 23,4% durante el segundo trimestre del año pasado, hasta alcanzar los 7.300 millones de euros.