Compartir

California entró en estado de 'schok' cuando se supo que hasta 13 hermanos de entre 29 y 2 años vivían encadenados constantemente por sus padres. Una de las hermanas, de 17 años de edad, dio la alarma cuando logró escapar del domicilio, situado cerca de Perris, en Los Ángeles. Según informan los medios estadounidenses, inmediatamente llamó al 911 desde un móvil que encontró dentro de la casa.

A simple vista, la Policía reconoció en el certificado oficial de la denuncia que la niña aparentaba tener diez años y que su estado era de “demacración”. La niña afirmó que sus doce hermanos y hermanas fueron mantenidos cautivos en el interior de la residencia por sus propios padres, precisando que varios lo estaban con cadenas y candados cerrados.

David Turpin y Lousie, de 57 y 49 años respectivamente, son los padres de los niños. La Policía se dirigió inmediatamente a su domicilio, donde encontraron amordazados y encadenados a los niños, en la oscuridad. En la habitación se respiraba “un olor pestilente”.

Ya encarcelados, fueron acusados de tortura y de poner en peligro las vidas de sus hijos al completo. En el informe queda redactado que no pudieron “brindar inmediatamente una explicación razonable sobre por qué tenían a los chicos sujetos de esa manera”. La fianza de la pena, queda fijada en 9 millones de dólares.

Al igual que con la niña que fue a denunciar la situación, los agentes decretaron que la edad de los niños encerrados no pasaría de los 18 años. Sin embargo, la sorpresa llegó cuando se estableció que hasta 7 de los niños, “desnutridos y muy sucios”, tenían entre 18 y 29 años. Inmediatamente, los niños recibieron alimento y bebida. La casa

Los testigos aclararon la situación

Los Angeles Times recogen los testimonios de los testigos. De entre ellos, destaca el de una vecina, Kimberly Milligan: “los chicos estaban muy pálidos, tenían la mirada de aquellos que quieren volverse invisibles(…) Me decía a mi misma que recibían clases a domicilio”, algo relativamente frecuente en Estados Unidos, agregó. “Sentíamos que había algo raro pero no queríamos pensar mal de la gente”. “¿Cómo es que nadie vio nada?”, se preguntaba Kimberly, en declaraciones al medio.

David Turpin es director del colegio privado Sandcastle Day School, inaugurado en el año 2011. Según el mismo medio, antes habían residido en Texas. Sin embargo, los Turpin se declararon en bancarrota el mismo año en que inauguró la escuela (2011). New York Times afirma que con una deuda que oscilaba entre 100.000 y 500.000.

La foto de la discordia

En una página de Facebook con el nombre de David-Louise Turpin, sale la pareja durante una ceremonia que tiene pinta de ser una boda. Ella lleva un largo vestido blanco, su marido un traje y están rodeados por los 13 niños. Las niñas, de pelo largo y castaño, llevan todas el mismo vestido, excepto una bebé. Los niños van vestidos de traje y corbata.