Compartir

Múltiples actores, artistas, colectivos, activistas e incluso usuarios anónimos se han movilizado en redes sociales en busca de responsabilidades después de que una pareja lesbiana fuese agredida en un bar de copas de Madrid.

Maná Bar (c/ Juan Bravo, 3) es un conocido local lowcost del elitista Barrio de Salamanca. De aforo escaso y ubicación escondida, es un punto de encuentro habitual entre jóvenes madrileños que preparan la noche antes de recalar en una discoteca; un plan similar al que deberían tener María Hens (@hens_15) y sus amigas.

Las jóvenes, según cuenta ella misma a través de su perfil de Instagram, se econtraban en el bar cuando un grupo de cinco jóvenes -de entre 25 y 30 años- se dirigió a dos de ellas al ver que se estaban besando.
Tras ser presa de varios insultos y chascarrillos homófobos, una de las jóvenes recibió un puñetazo por parte de uno de los mencionados individuos después de que una copa que cayó al suelo le mojase.

Acobardado, el joven agresor no dudó en abandonar corriendo el local sin la compañía de sus amigos. Sin identificar -a pesar de que Hens comparte alguno de sus rasgos más característicos-, el agresor fue reconocido como un cliente habitual del bar, que a pesar de reconocerlo no facilitó ni un solo dato al respecto.Las jóvenes terminaron la noche, según refleja el testimonio de María, en el hospital y, después, en comisaría, donde interpusieron la demanda.Maná Bar ha bloqueado sus perfiles en redes sociales después de que varias personas solicitasen información sobre el agresor.

La inacción del local -que en el momento del conflicto tenía aforo completo- es lo que ha provocado la reacción de personajes destacados como Brays Efe o Anna Castillo y la reacción de una gran masa de usuarios anónimos que reprochan al local su actuación a pesar de que estos hayan comunicado que no tienen nada que ver con los hechos.