Compartir

Alemania da un paso adelante – y casi definitivo – para la formación de un nuevo gobierno y evitar la repetición de elecciones. Según indica 'El País', la Unión Demócrata Cristiana de Merkel, ganadora de las elecciones, y el SPD (Partido Socialdemócrata Alemán) de Martin Schulz gobernarán de nuevo en coalición, al igual que hicieron en la última legislatura.

El pacto alcanzado entre ambos partidos pondrá fin a un país paralizado y que lleva más de 100 días con un ejecutivo en funciones. Toda Europa está pendiente del Estado alemán, líder en la toma de decisiones en la Unión Europea. El nuevo programa acordado tiene como objetivo prioritario el fortalecimiento del viejo continente y la formación de un gobierno estable que fortalezca “la cohesión social” y supere “la brecha existente”.

Algunos medios alemanes han desvelado algunos puntos clave del acuerdo. En el caso de 'Bild', apuntan a que el número máximo de refugiados que acogerá el país germano oscilará entre 180.000 y 200.000 al año a petición de la CDU, la negativa a la subida de impuestos o el impulso de leyes educativas que garanticen una educación pública gratuita desde infantil, como exigía el SPD.

Mirando hacia Europa, ambos se comprometen a que Alemania sea el principal valedor del reforzamiento de la zona euro junto a Francia y al incremento de la contribución del Estado al presupuesto europeo. En los próximos meses tanto la formación de Merkel como la de Schulz fijarán las medidas estrellas del nuevo proyecto de gobierno, ya que de esta manera, se frena el ascenso de la extrema derecha.