Compartir

El miércoles apareció en el embalse de Mequinenza, en Zaragoza, el cadáver de una mujer flotando en el agua. Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) están analizando el cuerpo.

Según informa ABC, cuando se recogió el cadáver, éste se encontraba en un avanzado estado de descomposición. Por tanto, el rostro, en primera instancia, resultaba irreconocible. En un principio, el cuerpo no presenta signos de violencia.

La autopsia confirmará definitivamente la identidad de la mujer. 

Las primeras informaciones apuntan a que se trata de una mujer de 72 años que desapareció el pasado 11 de octubre de 2017 en Peñalba. Las fuerzas de seguridad señalaron que fue una desaparición de manera voluntaria. A esta hora, se desconocen las circunstancias de la muerte.