Compartir

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, empezará este jueves en Granada la ronda de asambleas abiertas que ha organizado el partido para contactar con los ciudadanos y abordar el “problema” del sistema de pensiones. La siguiente será el sábado en Madrid.

Con estas asambleas abiertas Sánchez recupera una iniciativa que ya puso en marcha en su primera etapa como secretario general del PSOE.

La Ejecutiva Federal del partido abordó el pasado lunes la situación del sistema de pensiones, que será el tema en el que se centrarán las primeras 52 asambleas abiertas -una en cada provincia- que realizará el partido con miembros de la dirección, al tratarse de una cuestión que los socialistas consideran un “problema de enorme magnitud”. Sánchez estará en las que se celebren en las principales capitales.

La Ejecutiva del PSOE ha aprobado un documento en el que da cuenta del “déficit” del sistema público de pensiones y apuesta por asegurar su “sostenibilidad y su suficiencia”.

Según el PSOE, “el problema que se presenta actualmente al sistema público de pensiones no es de un gasto inasumible como lo ve el Partido Popular, sino de racionalización de sus gastos y de insuficiencia temporal de sus ingresos, que se han visto reducidos en los últimos años de forma indebida”.

Por ello, para “buscar un reequilibrio del sistema de pensiones”, el PSOE propone cuatro medidas: “Garantizar el nivel de pensiones actual en términos de su revalorización anual con el índice de inflación”, racionalizar los gastos, intensificar la acción de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y “ampliar sus ingresos con el recurso a una batería de medidas de expansión presupuestaria destinadas anualmente a completar los ingresos por cotizaciones hasta que éstos se vuelvan a equilibrar dentro del sistema”. La propuesta socialista incluye crear impuestos finalistas para sufragar las pensiones.