Compartir

La Audiencia Nacional juzga este miércoles a un joven de 26 años que amenazó en redes sociales con colocar una bomba al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que hizo comentarios ofensivos contra Miguel Ángel Blanco e Irene Villa, ambos víctimas de ETA. La Fiscalía pide para él un año de prisión al tener en cuenta que mostró arrepentimiento y pidió perdón a las víctimas.

José C.V. tenía 22 años cuanto difundió sus mensajes a través de Twitter. Se trataba de mensajes denigrantes para el concejal Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA en 1997; para el que fuera presidente del Gobierno franquista Luis Carrero Blanco, muerto por la explosión de una bomba al paso de su coche oficial en 1973, y para Irene Villa, víctima de un atentado de la banda terrorista ETA en 1991, cuando aún era una niña.

El delito de humillación a las víctimas puede estar penado con hasta tres años de prisión, pero dado que el procesado ha mostrado arrepentimiento y ha pedido perdón, el fiscal solicita un año de cárcel y ocho años de inhabilitación absoluta.

José C.V. mantuvo activa su cuenta entre 2012 y febrero de 2016, tiempo durante el cual fue publicando tuits que fueron compartidos por los casi 400 seguidores que llegó a tener en la red.