Compartir

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto en marcha una acción judicial colectiva para que los usuarios que sufrieron el colapso de carreteras por las nevadas puedan recibir una indemnización por los daños sufridos.

La OCU defendió este lunes en un comunicado que los graves perjuicios que tuvieron que sufrir los usuarios durante la tarde y noche del día 6 de enero en la AP-6 y en otras carreteras españolas “tienen responsables directos”.

En el caso de la AP-6, donde miles de usuarios permanecieron atrapados durante toda la noche, la OCU considera que “la responsabilidad es compartida”. “En primer lugar, de la concesionaria Abertis y, en segundo lugar, como subsidiaria, el Ministerio de Fomento”, remarcó.

Para la OCU, Abertis debe responder e indemnizar a los afectados por las consecuencias de su “falta de previsión y la ausencia de medidas, que debió poner en marcha para evitar el desastre, ya que las previsiones meteorológicas eran claras para ese día”.

En el caso de los conductores afectados en otras carreteras nacionales o sin peaje, siempre que se pueda demostrar, “la reclamación irá dirigida directamente al Ministerio de Fomento, principal responsable del mantenimiento de las carreteras en nuestro país”, informó la organización.

En este caso, los usuarios afectados podrán reclamar, además de los daños materiales demostrables, los daños morales, que en la mayoría de los casos fueron los más graves para la mayor parte de los conductores atrapados, y cuya indemnización podría alcanzar hasta los 1.000 euros por persona.

La OCU considera importante reclamar, “no sólo para que los damnificados consigan una indemnización por los daños sufridos, sino para conseguir que esta situación, que ya se ha producido en otras ocasiones, tenga consecuencias para los responsables y no se vuelva a producir”.

La organización recuerda que esta situación se produjo en anteriores ocasiones de manera similar, como el año 2004 en la AP-1, donde más de 6.000 personas quedaron atrapadas en el tramo entre Miranda y Pancorbo. Entonces, el Tribunal Supremo obligó a la concesionaria a indemnizar a los conductores que quedaron atrapados en esta autovía por considerarla responsable de lo ocurrido.

Por todo ello, la OCU ha puesto en marcha una acción judicial para los usuarios que estuvieron atrapados en las carreteras “por culpa de la falta de previsión de la empresa concesionaria y del Ministerio de Fomento”. A través de su web, los usuarios recibirán toda la información sobre las acciones que OCU va a llevar a cabo para reclamar en nombre de todos los afectados.

La OCU insiste en que los usuarios afectados podrán reclamar, además de los daños materiales demostrables, los daños morales, que en la mayoría de los casos fueron los más graves y cuya indemnización podría alcanzar los 1.000 euros por persona.