Compartir

La formación de una borrasca que se centrará sobre el área mediterránea, junto con las bajas temperaturas que se establecerán sobre la península, dará lugar este último fin de semana navideño a precipitaciones abundantes, que serán en forma de nieve en alrededor de media España.

La portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Delia Gutiérrez, señaló este viernes a Servimedia que después del paso de un frente atlántico hay una zona de bajas presiones centrada entre la costa mediterránea y Baleares que afectará este fin de semana a toda la península y este archipiélago.

Gutiérrez indicó que el tiempo típicamente invernal que se espera para este último fin de semana de las navidades se debe igualmente a un cambio de la masa de aire, que será mucho más fría, con lo que “las precipitaciones van a ser de nieve en cotas bastante bajas”.

Indicó que la cota de nieve se situará entre 400 y 700 metros en la mitad norte de la península (salvo Cataluña, donde se situará en 1.000 metros), y de 700 a 1.000 metros en el sur peninsular. La Aemet ha activado avisos por nieve este sábado en 25 provincias (con alerta roja en la zona ibérica de La Rioja) y el domingo en 18 provincias.

Gutiérrez precisó que no nevará intensamente, pero sí “en zonas incluso pobladas del interior y el este peninsular, donde se podrán alcanzar espesores significativos”.

La nieve llegará a ser de 5 a 10 centímetros de grosor sobre el suelo en amplias zonas de la mitad norte peninsular, más de 20 centímetros en zonas próximas a la Cordillera Cantábrica, el alto Ebro, los Pirineos y el entorno del Sistema Central y del Sistema Ibérico, y probablemente más de 40 centímetros en zonas altas de esas áreas montañosas, así como de 3 a 8 centímetros en zonas del centro peninsular y del este de Andalucía.

“No se descarta ni siquiera en Madrid. Es más probable que la nieve llegue a Vitoria, La Rioja y capitales de la Meseta Norte”, apostilló Gutiérrez.

MEJORÍA PARA EL LUNES

La borrasca dejará este sábado precipitaciones generalizadas sobre la península salvo el sur de Galicia y el oeste de Castilla y León, de Extremadura y de Andalucía, donde serán poco probables. Se espera que sean especialmente intensas en el Cantábrico oriental, el Pirineo occidental, el alto Ebro y el norte del Sistema Ibérico, así como en el este de Cataluña a partir de la tarde.

El domingo las nevadas se producirán sobre todo en la mitad norte y una amplia zona del centro penínsular, además de Baleares. Las más intensas llegarán hasta el mediodía en el área cantábrica, el norte del Sistema ibérico, el sur de Castilla y León, y Cataluña.

A partir del próximo lunes se prevé una mejoría de las condiciones meteorológicas, aunque es probable que continúe nevando, pero con menor intensidad, en las proximidades de los Pirineos, el Sistema Centrla y el Sistema Ibérico.

Gutiérrez subrayó que la Aemet no nombrado esta borrasca, como lo hiciera en diciembre con 'Ana' y 'Bruno', porque “el viento no va a ser especialmente relevante”. “Para que pongamos nombre a una borrasca, el requisito es que tenga una gran profundización y vaya acompañada de vientos muy intensos que den lugar a avisos por viento que sean como mínimo naranja”, concluyó.