Compartir

La ANC (Asamblea Nacional Catalana), de la mano de su portavoz, Enric Blanes, propone formar un “gobierno mixto” en el que se incluyan “políticos en el exilio” dadas las condiciones “anómalas que pueden exigir soluciones singulares”.

La asamblea tiene un objetivo claro:”se garantice la unidad de acción de los partidarios de la república y que haya un gobierno fuerte y con apoyos parlamentarios sólidos. Lo que hemos visto desde 2012 es que siempre se acaba produciendo un acuerdo pese a la presión política que puede haber. También ha habido diferencias y rivalidad entre candidaturas durante la campaña pero creemos que habrá acuerdo“.

También habló de los políticos que continúan en la cárcel, horas antes de que se mantuviese la prisión para Oriol Junqueras: “Nos parece una arbitrariedad muy grave que estén en prisión y estamos esperanzados en que puedan salir pronto porque no hay causa”, ha añadido. Para concluir, ha recalcado que el movimiento independentista está “siempre dispuesto a la negociación” además de valorar de que “se ha solicitado hasta 18 veces que el referéndum fuera acordado. La unilateralidad la vemos en el 155 que no se ha consultado a la población catalana“, concluyó Blanes.

Mientras tanto, ideas contrarias en la actividad política catalana. Por un lado, Inés Arrimadas (Ciudadanos) espera que los diputados en el exilio permitan “un cambio de mayorías en el Parlamento” y por el otro, Sergi Sabrià (ERC) mantiene que el único plan es “que Puigdemont sea presidente” tras mantenerse en prisión a Oriol Junqueras.