Compartir

Los excesos que trae consigo la Navidad no solo están presentes en la mesa, sino en la cantidad de compras que se realizan durante este período. Las rebajas y los múltiples compromisos sociales pueden hacer que el usuario caiga en un consumo excesivo. Aquí van 10 consejos a tener en cuenta a la hora de comprar para rentabilizar las compras en la mayor medida posible:

1. Antes de empezar a comprar, es aconsejable hacer una lista de todo lo necesario, de esta forma evitarás gastar en exceso, y, sobre todo, hacer compras innecesarias. 

2. No hay tiempo para dudar, las existencias suelen ser escasas, así que, si no estás seguro de comprar algo y prefieres pensarlo unos días, lo más probable es que no esté disponible cuando lo quieras. 

3. Guarda siempre bien los tickets de compra. Precisamente porque ante la duda sobre una compra, es mejor hacerla para no quedarte sin ella y luego acabar devolviéndola y recuperando tu dinero. 

4. Economiza con la Cashback Card, una tarjeta que te reembolsa un porcentaje de tus compras tanto físicas como por internet, sin importar en qué país hayas adquirido el producto. 

5. No te olvides del pequeño y mediano comercio. Los grandes centros comerciales ofrecen una gran variedad de tiendas que, además, están muy cerca entre sí. Pero la comodidad puede hacer que dejes de valorar las opciones que te ofrecen el resto de tiendas. 

6. Fija un presupuesto para no llevarte un susto. Contar con una cantidad exacta de dinero te ayudará a priorizar sobre las cosas que necesitas y las que en realidad son un capricho.

7. Aprovecha el carrito de la compra de las páginas web para no quedarte sin lo que quieres. De esta forma, tu selección se quedará guardada en tu usuario, y automáticamente el precio cambiará al de rebajas. Ten en cuenta que el carrito puede caducar, así que hazlo una hora o dos horas antes de que empiecen oficialmente las rebajas.

8. Utiliza internet para comparar precios, quizá encuentras el artículo que quieres incluso más barato de lo que imaginabas.

9. Asegúrate de las condiciones de cambio o devolución. Ten en cuenta que no todos los sitios tienen las mismas políticas y es mejor evitar sorpresas.

10. Date un capricho. Las rebajas pueden llegar a suponer un estrés por la cantidad de gente y de productos a los que tienes que enfrentarte. Si has seguido todos los pasos anteriores, seguro que puedes darte un pequeño homenaje más que merecido.