Compartir

La información personal y las contraseñas están en serio peligro. Según un estudio del portal especializado en seguridad cibernética The Register, los procesadores Intel tienen un grave problema de seguridad que permitiría acceder a otros ordenadores con cierta facilidad hackeando la memoria Kernel.

Este error no solo afecta al rendimiento de los ordenadores domésticos, sino también al de grandes entornos en la red como a Amazon, Microsoft o Google. Tanto es así que Microsoft ya está tomando medidas para solucionar este problema.

Varias distribuidoras ya están intentando solucionar este problema, que parece que tiene fácil solución pero que a la vez es costoso. La potencia de los ordenadores se verían reducidos entre un cinco y un 30%, aunque dependerá mucho del modelo y de las actualizaciones posteriores.

Este problema afecta a gran parte de los dispositivos que tenemos en nuestros hogares, ya que Intel trabaja tanto con Linux, como con Windows y con Mac.