Compartir

Final feliz para Sonia Barea, que podrá por fin ver a sus hijos, desaparecidos desde el pasado 30 de diciembre. El Ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, a través de Twitter, ha confirmado la detención del padre de los niños y la aparición de los mismos en Alcalá de Guadaira, Sevilla. 

La Policía estaba investigando una llamada que el ex agente realizó en la comisaría de Alcalá de Guadaira en la que confirmó que sus hijos seguían con él: “no están secuestrados, están con su padre” realizada con un móvil diferente al particular que posee. Los agentes intentaron contactar con ambos números posteriormente, pero no recibieron respuesta alguna.

La madre de los menores estaba muy preocupada y reconoce que”él tenía pensado echarle un pulso a la justicia y a los niños ya les había dicho que los iba a hacer desaparecer”, aunque no esperaba que llegase tan lejos. Sonia Barea ha contactado incluso con familiares del ex agente para intentar recabar algo de información, con resultado estéril, a pesar de que éstos conocen el paradero de los mismos. “La abuela paterna me ha comentado que conoce el paradero de los menores pero que no lo piensa decir”.

Hay que destacar que el padre de los niños tiene una orden de alejamiento hacia Sonia Barea hasta septiembre de 2022 y tiene la entrada prohibida a Alcalá de Guadaira, ciudad en la que finalmente ha sido detenido, por los problemas que ha tenido con la justicia.