Compartir

Las elecciones del pasado 21 de diciembre siguen dando que hablar todavía. De las tiranteces entre Junts Per Cataluña y Esquerra en el bloque independentista, por el otro ladolas relaciones no pasan por su mejor momento entre Ciudadanos y Partido Popular, socios de gobierno a nivel nacional que no se ponen de acuerdo a la hora de realizar la investidura para el Parlament de Cataluña, tal y como asegura 'El Mundo'

Aun habiendo ganado las elecciones, desde el partido que preside Albert Rivera son conscientes de que someterse a una investidura sin los apoyos necesarios – entre Ciudadanos, PSC y PP suman 65 escaños, a tres de la mayoría – supondría darse cabezazos contra la pared, ya que no iría a ninguna parte. Para el Partido Popular esto supone “alergia para gobernar y decidir”. Así lo alegaba Rafael Hernando, portavoz de los populares en el Congreso: “Cuando alguien gana unas elecciones tiene una responsabilidad, y es formar gobierno. No es bueno que alguien que gane tire la toalla porque eso es un error. Tiene que reivindicar la victoria y sus consecuencias“.

A estas declaraciones replicaron desde Ciudadanos, de la mano de José Manuel Villegas, que recordó que no se puede realizar la investidura porque la suma con PP y PSC “es la que es” y que en todo caso han ganado unas elecciones para “gobernar con los constitucionalistas y no con los separatistas“. 

Ahora la pugna se traslada a nivel nacional, y pese a que desde Génova no lo ven extrapolable, desde Ciudadanos lo ven como una oportunidad única para exigir al gobierno a cumplir el pacto de gobierno que firmaron para que Mariano Rajoy fuese investido presidente.