Compartir

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ofreció este martes a los sindicatos de la Policía y a las asociaciones de la Guardia Civil un acuerdo de aumento salarial para los próximos años que les equipare con otros cuerpos policiales que operan en España, una mejora en su material de trabajo y una “dignificación” de las condiciones de trabajo diario con la puesta en marcha de un plan de mantenimiento y construcción de nuevas instalaciones.

Según informó Interior, Zoido propuso la celebración el día 16 de enero de una reunión extraordinaria del Consejo de la Policía Nacional y del Consejo de la Guardia Civil para iniciar las negociaciones. No obstante, el ministro subrayó que existe un “compromiso firme” para iniciar en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 el “camino hacia la equiparación salarial“.

Zoido indicó que hay tres razones que han provocado que ahora se alcance un acuerdo de estas características: la mejora de la situación económica, los acontecimientos acaecidos durante 2017 que han demostrado “lo injusto de la existencia de distintas retribuciones por similares trabajos” entre los distintos cuerpos policiales que operan en España y el mantenimiento durante más de treinta meses consecutivos del nivel 4 de alerta terrorista que “supone un sobresfuerzo al conjunto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Interior elaborará un documento de trabajo que se presentará a los sindicatos policiales y asociaciones de la Guardia Civil basado en tres grandes ejes: el primero afecta al aspecto relativo a la equiparación salarial; el segundo referido al material de seguridad y el tercero al del “mantenimiento y la construcción de nuevas instalaciones policiales“.

En el primero de los tres grandes ejes, se hablará de mejorar las retribuciones de ambos cuerpos para “su progresiva equiparación con las que perciben los agentes de otros cuerpos policiales que operan en España“.

Lo que se pretende es elaborar un nuevo catálogo de puestos de trabajo; reducir de manera importante los complementos específicos existentes “tremendamente anticuados e injustos“; mejorar las capacidades de servicios que están sujetos a su gestión mediante turnos; asumir que los costes soportados por los agentes desplegados en todo el territorio nacional “no son homogéneos”; potenciar la carrera profesional y, en el caso de la Guardia Civil, la puesta en marcha de un nuevo despliegue en todo el territorio nacional que “dignifique su actividad diaria y mejore el servicio que prestan“.

En lo referido al material de seguridad, se incidirá en que es “imprescindible” invertir “las cantidades adecuadas” para que policías y guardias civiles “cuenten con más y mejor material para garantizar la seguridad del agente (chalecos antibalas o trajes Tedax, escudos, armas), mejorar sus capacidades operativas (vehículos, medios aéreos y navales, comunicaciones) y sus potenciales estratégicas (hardware y software para la gestión de metadatos, motores de búsqueda de Big Data).

En la “dignificación” de las condiciones de trabajo de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Zoido propondrá realizar labores de mantenimiento y mejoras de las ya existentes y la puesta en marcha de un plan de construcción de otras nuevas “allá donde no existieran o donde el estado de las actuales impida su recuperación a través de una obra de mejora”.