Compartir

La reunión se enmarca en el periodo informal de consultas. En el último encuentro, la entidad trasladó a los sindicatos que mantiene la propuesta de llevar a cabo una reducción de plantilla que afectará a 2.510 empleados, lo que supone alrededor de un 15% de los trabajadores de la entidad que surge de la unión de los dos bancos.

Además, en ese encuentro la entidad planteó tres tipos de actuaciones. Por una parte, que los empleados con 57 años o más que se vean afectados reciban un porcentaje a determinar del salario bruto total como indemnización hasta los 61 años, y que se siga aplicando el convenio especial suscrito por la entidad con la Seguridad Social hasta los 63 años.

Por otra parte, los menores de 57 años recibirían la indemnización de días por año trabajado y con un tope de mensualidades a determinar, además de varios pluses.

A estos dos programas, se suma un tercero en el que se plantean indemnizaciones por movilidad geográfica a partir de los 80 kilómetros.

El 2 de enero se iniciarán las negociaciones entre la entidad y los sindicatos de manera formal. Entonces, se abrirá el plazo de un mes, según recoge la legislación, para alcanzar un acuerdo de ajuste de plantilla.