Compartir

Aya, una de las niñas de San Ildefonso ha sido una de las principales protagonistas del sorteo. No sólo por la manera de cantar los premios de la pedrea (los famosos mil euros), sino también porque durante la quinta tabla ha llegado a cantar premios sin mirar la bola. 

Un miembro de Loterías y Apuestas del Estado se ha acercado para recordarle cómo debía cantar los números. Minutos después cantaba un quinto premio (el curioso 580)

Esta curiosa innovación ha encantado al público que seguía el sorteo en el Teatro Real y que, en varias ocasiones, ha animado a la joven Aya con un gran aplauso. Al finalizar le han gritado “tú si que vales”.