Compartir

Los tres partidos independentistas catalanes revalidaron este jueves en las elecciones autonómicas del 21-D la mayoría absoluta que tenían en el Parlamento de Cataluña, al conseguir 34 escaños Junts per Catalunya, 32 Esquerra Republicana de Catalunya y 4 la CUP. En total, suman 70 diputados frente a los 72 que tenían hasta ahora y quedan dos por encima de la mayoría absoluta.

El escrutinio de las urnas situó a Ciudadanos como la fuerza política más votada por los catalanes con 37 escaños y más de un millón de votos. Sin embargo, la formación de Inés Arrimadas queda sin posibilidad alguna de gobernar por la mayoría absoluta de los partidos separatistas, el hundimiento del Partido Popular y la escasa subida del Partido Socialista.

Ciudadanos gana en las urnas pero sólo le servirá para liderar la oposición en el Parlamento de Cataluña, exactamente igual que hacía ahora con 12 escaños menos y poco más de 736.000 votos.

Junts queda como segunda fuerza con 34 diputados. Consigue el 21,71% de los apoyos en las urnas y así consigue ganar con una mínima ventaja a la lista independentista de Oriol Junqueras, que consigue 32 parlamentarios y el 21,42% de los votos. La diferencia entre ambos es de apenas doce mil papeletas.

Pese a quedar segundo y tercero, los dos grandes partidos independentistas son los vencedores de la noche. Juntos suman 66 diputados, sólo dos menos de los necesarios para lograr mayoría absoluta en el Parlament. Además, lo logran sin que sus dos grandes líderes hayan participado en la campaña electoral de manera normal, pues Carles Puigdemont permanece fugado en Bruselas y Oriol Junqueras está encarcelado en la prisión de Estremera (Madrid).

El PSC suma un diputado más (17) y  En Comú Podem cae 3 (8). Tanto la CUP (que pierde 6 y se queda con 4 escaños) como el PP (que deja 8 y se queda con 3) se quedan sin grupo parlamentario.