Compartir

La navidad es una época de muchas compras, gran afluencia de público a las zonas comerciales y en algunos casos incluso grandes aglomeraciones. Esta situación provoca que los hurtos en establecimientos aumenten en un 50% en estas fechas respecto al resto del año, según datos de la empresa de seguridad Alto España.

Además de las aglomeraciones, otros factores que aumentan el riesgo de robo son el gran surtido y stock de productos en tiendas y contar con el mismo número de empleados para atender a muchos más clientes.

PRODUCTOS MÁS ROBADOS

Los productos más sustraídos en la época navideña son perfumes, bebidas alcohólicas, productos ibéricos, conservas gourmet, y productos asociados al consumo estacional como turrones, o dulces.

El valor medio de los productos robados oscila entre los 20 y los 300 euros, en el caso de las patas de jamón ibérico. Generalmente, los ladrones se decantan por productos o packs de pequeño formato para esconderlos con facilidad intentar pasar desapercibidos. 

Según el último informe de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC), los comercios en España tienen unas pérdidas anuales de 1.800 millones de euros por culpa de hurtos y errores de gestión. Y esto tiene una afectación directa en sus cuentas de resultados.

PERFIL DEL LADRÓN NAVIDEÑO

La mayoría de los ladrones responden a un patrón de conducta, que permiten identificar un comportamiento extraño respecto al de un comprador real, y que deben mantener alerta a los trabajadores y responsables de seguridad del establecimiento.

– Se trata de personas que mueven la cabeza hacia todos lados. Un comprador real normalmente sólo dirige la mirada a los productos que le interesan. Habitualmente miran hacia arriba, buscando las cámaras de circuito cerrado.

– Deambulan por la tienda sin buscar nada concreto, cogiendo productos y dejándolos nuevamente en su lugar.

– Cuando se trata de una banda organizada, el grupo de personas entra junto -sin tener apariencia de unidad familiar- y se dispersan.

– Colocan productos escondidos entre la ropa, en bolsas, mochilas o en el carrito infantil.

– En determinadas circunstancias, si se sienten observados, salen deprisa del establecimiento arrojando algún producto al suelo o sin tirar nada.

– Manipulan productos que tienen una especial protección (sistema de seguridad).