Compartir

De la cifra total, según indicaron fuentes de UGT en Bankia, 1.118 trabajadores corresponden a la red de oficinas y otros 817 a servicios centrales. Además, hay 375 empleados en excedencia voluntaria de BMN que se verían afectados por el ajuste de plantilla y otras 200 personas que se sumarían como consecuencia del proceso de digitalización del grupo financiero.

Para los sindicatos, estas cifras son una “barbaridad”, ya que 2.510 empleados suponen alrededor del 15% de la entidad fusionada. Desde UGT consideraron que “no sobra nadie” y denunciaron que en estos dos bancos se ha sufrido en los últimos años un “periodo bastante más restrictivo que la media” del sector financiero español.

En el periodo de consultas informales quedan aún dos reuniones, previstas para los días 21 y 28 de diciembre. A primeros de enero de 2018, previsiblemente después de Reyes y cuando estén legalmente fusionados los dos bancos, comenzará el periodo de consultas oficial. Se abre entonces el plazo de un mes, según recoge la legislación, para alcanzar un acuerdo de ajuste de plantilla.