Compartir

Carles Puigdemont continúa dando que hablar a pocos días de las elecciones autonómicas que marcarán un antes y un después en Cataluña. El ex presidente cesado ha aprovechado una entrevista concedida a la emisora de radio 'Rac 1' para hacer balance de las consecuencias derivadas de referéndum del 1 de octubre y de paso, para arremeter contra el Gobierno.

La primera persona contra la que ha cargado ha sido la vicepresidenta Saenz de Santamaría, a la que reprocha su discurso del pasado domingo al asegurar que los líderes independentistas están “descabezados” gracias a la intervención del Gobierno: “No me sorprende su cara dura. Si para ella la calma pasa por que haya gente en prisión quiere decir que no compartimos el mismo concepto de calma“. Al mismo tiempo ha añadido que el hecho de que el Govern esté en el exilio y en la cárcel es “una decisión política”, y que su intención pasaba por convocar elecciones en las condiciones que el pedía. Si se hubiesen dado, afirma que lo hubiese hecho porque el 155 “va en contra de los catalanes”.

Además de la vicepresidenta, otro de los señalados por el ex-presidente es el líder del PSC, Miquel Iceta: “Él realmente sabía si el Estado estaba dispuesto a retirar el 155. Espero que nadie caiga en la trampa de pensar lo mismo que partidos como el PSC, que creen que el 155 puede traer algo bueno para el país“. 

Por otro lado, ha denunciado el trato que ha recibido en prisión Jordi Sánchez, líder de la ANC: “Lo que le ha pasado es indecente y una verguenza. Es escandaloso el silencio de los demócratas del Estado español. ¿Por qué alguien no puede pedir el voto? ¿Por qué tiene que recibir un castigo por pedirlo?“. Por último ha asegurado que él y los exconsellers que están en Bruselas pagan su estancia en el país belga “con aportaciones de voluntarios y terceras personas” y que demostrará lo que está denunciando en caso de pedir una nueva euroorden.