Compartir

Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, afirmó este viernes que su padre “no fue un presidente democrático en sus principios”, ya que “le nombraron a dedo y muy orgulloso tenía que estar” de ello y de no permitirse “violar” ni una sola ley.

Así se pronunció en un acto organizado por el Partido Popular en el Salón del Tinell para recordar el pacto sellado entre PSC, ERC e Iniciativa per Catalunya que “gestó la exclusión” de la formación popular de la vida política catalana y para poner en valor que en este momento Cataluña necesita “concordia”.

“Mi padre no era un presidente democrático; a mi padre le nombraron a dedo y muy orgulloso tenía que estar, no tiene por qué ocultarlo. Fue un presidente no democrático en sus principios”, expresó Sánchez Illana durante su intervención.

Además, recordó que “teniendo toda una batería de leyes franquistas”, Suárez “ni siquiera se permitió violar una sola en ese camino” que supuso la transición a la democracia. “Y llegamos a la democracia sin quebrar ni una sola ley”, celebró.

Explicó que su padre actuó de esta forma porque “juró aquellas leyes”, era un hombre “de profundas convicciones religiosas” que pensaba que “ni siquiera una ley franquista debía ser quebrada”, sino que “debían ser utilizadas para ser cambiadas y es lo que se hizo”.

Consideró, asimismo, que “todos los españoles de bien” llevamos “en el alma” el legado del expresidente Suárez, una de las personas que posibilitó que la concordia fuera posible en la Transición.

Todo ello le llevó a decir que “es legítimo soñar” en España, aunque criticó que en Cataluña “algunos ensoñadores, que con todo el derecho del mundo han soñado, en vez de intentar compartir su sueño nos lo han intentado imponer”.

Por último, advirtió de que “lo peor” que puede hacer un político es “quebrar el acuerdo, el consenso, la ley y la convivencia”. Los líderes políticos, insistió, han de ser capaces “de imaginar un futuro mejor por el que merece la pena luchar”.