Compartir

Tras una grave enfermedad en 2004, Hilario García (Pedroñeras, Cuenca, 1963) aplicó técnicas medicas de ozono a las viñas

“Comprobé que se pueden aplicar este tipo de técnicas que se emplean para tratar enfermedades o en aplicaciones veterinarias en el mundo de las plantas, y en las viñas, con el fin de controlar plagas”, relata García, en declaraciones a CincoDías.

Fue un proyecto innovador que arrancó en 2009. A través del ozono, García consiguió vinos más sanos y equilibrados.También centró su atención en la tierra donde plantar las cepas de tempranillo o cencibel, cabernet sauvignon y sauvignon blanc, y en el agua, tratada y cargada con ozono.

Así se ha conseguido producir el vino más caro del mundo: AurumRed, que sobrepasa los 25.000 euros en su Serie Oro. “Es el mercado el que pone el precio; me cuentan que en Cataluña incluso ha sobrepasado este precio, y en Estados Unidos la botella ronda los 45.000 dólares”, asegura el responsable, “ya que es un vino único, diferente, emocional y con la garantía de que nunca se va a avinagrar cuando se abren ni aunque pasen varios años”. 

Otro factor que dispara su precio es la exclusividad, de a Serie Oro, salen al mercado unas 300 botellas que proceden de 250 cepas centenarias. 150 se reservan para compradores y el resto se almacena para clientes que quieren volver a adquirirlo pasado un tiempo. “En España se queda el 30% de esta producción, el resto se vende fuera en todos los lugares del mundo”, apunta García.

Por otra parte, de la Serie Plata salen al mercado unas 6.000 unidades, a unos 1.200 euros por botella. De blanco se producen 3.000 botellas al año y se venden exclusivamente en España.