Compartir

Este lunes ha terminado el plazo que dio un juez para que el Museo de Lérida entregara a Aragón las 44 obras de arte provenientes del monasterio de Sijena (Huesca) que estaban depositadas en el centro catalán. De esta manera se cumple con la sentencia fijada en abril del 2015 que declaró la compraventa “nula de pleno derecho” alegando que el monasterio era monumento nacional desde 1923 y que las piezas no podían separarse del conjunto.

Esta madrugada, los técnicos del Gobierno de Aragón han entrado al centro y han procedido a identificar las piezas, para después colocarles el embalaje necesario para que estén protegidas durante el traslado, según informa 'el Periódico de Aragón'. 

“Todo el operativo compuesto por técnicos, la perito y por una empresa especializada, ha entrado en el Museo y está procediendo al embalaje de todas y cada una de las piezas, de las 44, para su posterior traslado al Monasterio de Sijena”, ha relatado el director general de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, Nacho Escartín.

Sobre las 14 horas, las obras partieron rumbo al monasterio de Sijena y ya han llegado a su nuevo destino.

Numerosos grupos de vecinos se han concentrado en los alrededores del Museo de Lleida para protestar por el traslado de las obras.