Compartir

Una mujer de 53 años ha confesado que mató y enterró en cubos
de cemento a sus cuatro bebés
nacidos
hace dos décadas. Además, confesaba que todavía conservaba los cuerpos de los
pequeños.

La mujer se presentó personalmente en una comisaría de
Osaka,
al oeste de Japón, para entregarse y confesar los cuatro asesinatos. Según
fuentes policiales, los motivos por los que cometió tales acciones fueron porque
no tenía suficiente dinero para hacerse cargo de ellos.  

Entre 1992 y 1997, la mujer dio a luz a los cuatro niños y
no ha sido hasta ahora cuando ha confesado lo que había hecho. Tras la confesión,
la policía de Osaka encontraba los cuatro cubos rellenos de cemento en un
armario de la vivienda de la mujer en el distrito de Neyagawa.

Mayumi Saito, autora de los hechos, ha sido detenida como
sospechosa del delito de trasladar los cubos desde su antigua residencia a la
actual.