Compartir

LOS MINIPRÉSTAMOS

Como podría ser un minicrédito en Kredito24 (que pertenece al grupo FinTech Kreditech) están pensados para cantidades pequeñas (que no suelen sobrepasar los 750 euros) y que cuentan con un plazo de devolución igualmente pequeño (de unos 30 días).

Lo que se pretende con ellos es hacer frente a un pago puntual de la manera más rápida posible, ya que todos los trámites apenas llevan unos minutos y se puede contar con el dinero solicitado en apenas unas horas en la cuenta bancaria que se haya especificado.

Los requisitos para poder acceder a un minicrédito son, básicamente, el ser mayor de edad y tener un dispositivo que se pueda conectar a Internet, ya que todos los trámites se hacen de forma online. Por supuesto, también se deberá tener una cuenta bancaria online donde irá a parar el dinero que se haya pedido y rellenar un breve formulario con los datos básicos del solicitante. En cuanto que la solicitud es aprobada, sólo hay que esperar unos minutos para hacer con ese dinero lo que se estime oportuno, sin tener que dar mayores explicaciones ni contar con más papeleo.

LOS PRÉSTAMOS PERSONALES

En este caso estamos hablando de una cantidad de dinero superior, cuya limitación suele venir marcada por la capacidad que tenga el solicitante para hacer frente a la devolución más los intereses. Como este tipo de préstamos están pensados para gastos más elevados, los plazos de devolución también son mayores y se hacen en forma de cuotas o plazos de devolución. Por supuesto, todo esto lleva aparejado el que la entidad financiera en sí que vaya a proporcionar dicho préstamos requiera de hacer un estudio del solicitante, que en algunos casos supone un proceso más largo que en las empresas de minipréstamos, aunque hoy día ya existen muchas entidades que lo hacen de forma automática.

Por norma general, después del estudio se lleva a cabo un plan de acción de pagos y suele requerir la firma de un contrato que comprometa al solicitante durante el plazo establecido a pagar la cantidad estipulada con los intereses.

En las entidades bancarias, además de ser mayor de edad, el solicitante ha de contar con un presupuesto previo sobre aquello que quiera financiar; un comprobante de sus ingresos recientes; un duplicado de su contrato laboral; contrato de alquiler o compra de vivienda; recibos de pagos habituales (como puede ser la luz, el gas…) y de otros préstamos, si los hubiera, así como un comprobante de su patrimonio, de ser el caso.

Viendo las grandes diferencias no se hace raro el entender porqué los primeros han sido tan bien recibidos, especialmente entre los jóvenes que son quienes suelen usar más las últimas tecnologías, tal y como apuntan desde un estudio llevado a cabo por Kredito24 en el que aseguran que el 80% de estos solicitantes tienen menos de 50 años.