Compartir

Según explica la aerolínea irlandesa de bajo coste, este retraso trata de dar “más tiempo a sus clientes para acostumbrarse a los cambios, especialmente durante la temporada alta de Navidad”.

En concreto, a partir del 15 de enero de 2018, y no del 1 de noviembre de 2017 como se había anunciado, solo los pasajeros con Embarque Prioritario (incluyendo las tarifas Plus, Flexi Plus y Family Plus) podrán subir dos bultos a la cabina.

El resto de pasajeros (sin Embarque Prioritario) sólo podrán subir el bulto de mano más pequeño a la cabina, mientras que la maleta de cabina (más grande) se bajará a la bodega, sin coste adicional, en la puerta de embarque.

Esta nueva política se empezó a aplicar desde el 6 de septiembre, cuando el precio por maleta facturada bajó de 35 a 25 euros.

Además, el peso permitido para las maletas facturadas se incrementó de 15 kilos a 20