Compartir

Un vecino del municipio de Turégano, en Segovia, ha sido condenado a seis meses de cárcel, acusado de ahorcar a su perro en un árbol.

La investigación comenzó tras la aparición en 2015 de una fotografía en las redes sociales en la que aparecía el animal colgado de un árbol, en lo que parecía ser un paraje cercano a la población del Berrocal. El propietario del perro, admitió haber matado al animal, “por haber espantado y mordido a algunas ovejas que tenía que cuidar como perro pastor“. 

La sentencia, dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Segovia, le inhabilita por un periodo de dos años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con animales, así como la posesión de los mismos.

En este sentido, la Subdelegación del Gobierno ha recordado que el Código Penal castiga al que por cualquier procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole lesión que menoscabe gravemente su salud.