Compartir

Sergio C., un niño de 13 años, murió el miércoles por la tarde mientras entrenaba junto a su equipo de balonmano, el BM Almogávar de Zaragoza. 

La tragedia sobrevino cuando el joven, que ocupaba el puesto de portero, se desplomó nada más iniciar los ejercicios de calentamiento en el pabellón polideportivo de Río de Ebro (Zaragoza). La entrenadora del equipo, como aseguran desde La Vanguardia,  intentó reanimarle sin éxito mientras acudían al lugar de los hechos los servicios de emergencia. 

La causa de la muerte será determinada en la autopsia que se realizará durante el día de hoy.

El chico pertenecía a las categorías inferiores del BM Almogávar y su muerte ha causado una gran conmoción en el mundo del deporte, que, a través de las redes sociales, ha expresado sus condolencias.