Compartir

El rey Salman Bin Abdelaziz ha firmado el decreto que supone
un cambio de página y un gran avance para las mujeres en Arabia Saudí, a día de
hoy, el único país que limita el derecho a conducir para los hombres.

El embajador saudí  en
EEUU, el príncipe Khaled bin Salman, ha señalado que “es un gran día histórico
en nuestro reino”. No en vano, y dentro de los límites de la ley islámica, se permitirá
a las mujeres conducir, sin el permiso de su guardián legal, que puede ser su
padre, su marido, e incluso su hijo.

El diario “Saudi Gazette”, el primero dirigido por una mujer en Arabia Saudi, Sumayya Jabarti, ha calificado el real decreto como “histórico”.

La medida facilitará el acceso al trabajo de las mujeres, en
lo que supondrá un gran empuje para la economía del país. Un movimiento que parece enmarcarse en el
ambicioso plan del príncipe heredero que contempla la reforma y transformación
de la economía saudí en 2030.

Para llevar a cabo este revolucionario cambio en el país, se
ha creado un comité para implementar el fallo y presentar las recomendaciones
dentro de 30 días. A partir de entonces, el Gobierno tendrá hasta el 24 de
junio de 2018 para implementar el decreto real.