Compartir

Los números parecen constatar que el matrimonio en España entra en “cuarentena”, de ahí que  4 de cada 10 parejas que cuentan con edades
entre 40 y 49 años se divorcien o separen.

Al menos así se desprenden de los datos registrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2016
y que apuntan a que la edad media de las mujeres a la hora de emprender una de
estas rupturas es de 44,4 años, y en el caso de los hombres, la edad media fue
de 46,8 años.

Una vez iniciado el proceso, destaca cómo el 76,5% de los
divorcios fueron de mutuo acuerdo, mientras que el 23,4% restante fueron
contenciosos.  En este marco, la duración
media de los matrimonios hasta la fecha de la resolución alcanza los 16,3 años,
cifra ligeramente superior a la de 2015, y los separados suman 21,6 años. 

 Llegado el momento de la ruptura, ¿Qué pasa con los hijos?
La Justicia otorga a la madre la custodia en 2 de cada 3 casos registrados en 2016, algo menos que
el años anterior, mientras que la custodia compartida de los hijos fue otorgada
en el 28,3% de los casos de divorcio y separación frente al 24,7% de 2015.

En cuanto a las cifras totales, el INE recoge que el número
de divorcios registrados en España ha alcanzado los 96.824 en 2016, lo que
supone un 0,3% más que en 2015; mientras que las separaciones han caído hasta
las 4.353 y a 117 las nulidades.