Compartir

Una médica española ha muerto este lunes al norte de Afganistán por los disparos realizados por un paciente armado en el interior de un hospital de la Cruz Roja en la provincia de Balj. 

Se trata de una cooperante fisioterapeuta que ha fallecido por los disparos de un joven de 21 años con discapacidad, que habría entrado al centro con el arma escondida. Estaba acompañado por otra persona. 

“Confirmamos que un fisioterapeuta español que trabajaba en nuestro centro ortopédico en Mazar ha muerto por disparos”, ha asegurado el Comité Internacional de la Cruz Roja en un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter. 

Según ha informado el periodista afgano Tahir Qadiry, los pacientes han entrado en el hospital de la Cruz Roja con el arma escondida en sus sillas de ruedas.