Quantcast

La princesa Mako renuncia a su condición y estatus real al comprometerse con un plebeyo

La princesa Mako ha confesado sentir una “gran alegría” por su compromiso de boda con Kei Komuro, un excompañero de Universidad, pese a ser consciente de que perderá su rango, una vez que se celebre el matrimonio. 

 
La noticia ha vuelto a levantar la polémica, ya que el hecho de que la princesa tenga que perder su rango, y su lugar en la Familia Real, responde a una ley que sólo perjudica a las mujeres y que está en vigor desde 1947. 

Durante el anuncio oficial de boda, la hija mayor del príncipe Akishino, segundo hijo del emperador y segundo en la línea sucesoria, ha contado cómo su ya prometido se le declaró a finales de 2013 y ella aceptó el momento. Su noviazgo se ha extendido durante 5 años, aunque se conocieron en 2012, en la Universidad Internacional Cristiana de Tokio en la que ambos eran estudiantes. 

Actualmente la princesa Mako trabaja en un museo de Tokio, y Komuro es asistente legan en un bufete de abogados en Yokohama, al sur de la capital. La Boda se celebrará previsiblemente, en otoño de 2018.

Comentarios de Facebook