Compartir

El Instituto Nacional de Estadística ha confirmado lo que adelantara el pasado 29 de junio. La inflación se ha mantenido en junio, con respecto al mes de mayo, pero ha recortado en 4 décimas su tasa interanual, hasta el 1,5%, su nivel más bajo desde noviembre de 2016. 

La moderación en el alza de los precios se ha visto motivada por el transporte, que se ha visto beneficiado por la bajada en el precio de los carburantes, justo lo contrario que pasaba hace un año. También ha ayudado el descenso en la tasa de vivienda, hasta el 3,6%, por el menor encarecimiento de la electricidad y el abaratamiento del gasóleo para calefacción.

Entre los responsables de este freno en la subida de los precios se cuentan además, los alimentos y bebidas no alcohólicas (que encadenan su segundo mes consecutivo a la baja), y en concreto, por la caída de los precios de las legumbres y las hortalizas y el menor incremento de las frutas.

Por el contrario, los datos constatan cómo se han encarecido los productos relacionados con el turismo, coincidiendo con el inicio de la temporada estival. El precio de los hoteles y otros alojamientos se ha encarecido un 8,6% interanual en este quinto mes de año, frente a la caída registrada en junio de 2016.