Compartir

De esta manera, las empresas Fintech ayudan a muchas familias a solucionar
pequeños problemas económicos o imprevistos pecuniarios, como hacer frente al
pago de una multa, de una factura cuya cuantía aumentó considerablemente, de un
arreglo o del anticipo de la reserva de vacaciones. Se trata de situaciones
habituales que cualquier persona puede vivir día a día. Como existen ciertos
momentos en los que los ahorros menguan, como después de los periodos de
celebración de festividades u otros muchos, elegir pedir un préstamo es una
buena solución para no ocasionarse más problemas.

Cualquier persona puede utilizar estos servicios, ya que los portales web
que los ofrecen permiten pedir
préstamos con Asnef
, sin nómina o sin presentar un aval. Es bastante
improbable que sean concedidos préstamos con Asnef (lista de la Asociación
Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) o más conocida como 'lista
de morosos', ya que existe un alto riesgo de impago por parte del solicitante.
Al menos, en un banco tradicional sería una opción inviable, pero algunas de
las páginas virtuales de concesión de créditos rápidos si barajan esta
posibilidad, haciendo que estar inscrito en una lista de este tipo no sea un
inconveniente para los clientes. Asimismo, en caso de no tener ingresos fijos o
de no tener ninguna persona que avale el crédito, también se puede pedir el
dinero que se necesite, ya que las plataformas siempre estudiarán el caso del
usuario. No es necesario presentar ningún tipo de papeleo adicional, más que
los datos del Documento Nacional de Identidad (DNI).

Los créditos online son una forma de financiación muy cómoda y rápida. Están
disponibles en cualquier momento, permaneciendo abiertas las 24 horas del día
durante los 365 días del año. También son accesibles desde cualquier lugar sin
necesidad de salir del domicilio, ya que solamente se necesita un aparato
electrónico que tenga conexión a Internet para poder navegar por la web.

El primer paso del proceso de solicitud es indicar la cantidad de dinero que
se necesita y el plazo de devolución deseado. Acto seguido, aparecerá el
importe total a devolver, incluyendo los intereses. Por ejemplo, si se piden
250 euros a devolver en 20 días, habrá que abonar 49,50 euros de gastos, lo que
supone un pago final de 299,50 euros. En caso de querer alargar el tiempo a,
por ejemplo, 25 días, el préstamo encarece llegando a 311,88 euros en total.
Esta cantidad no variará, a menos que el crédito no se devuelva en la fecha
acordada con la firma. Una vez finalizado dicho paso, el trámite continúa con
un sencillo y corto formulario que habrá que rellenar. Éste pedirá algunos
datos personales del solicitante, una dirección de correo electrónico y,
posiblemente, un número de teléfono móvil. Acto seguido, el sistema evaluará el
préstamo, algo que durará aproximadamente 30 segundos. Después, si éste ha sido
concedido se ingresará el dinero correspondiente en la cuenta bancaria
previamente indicada por el cliente, en unos 10 o 15 minutos aproximadamente.

Esta forma de financiación no debe de ser habitual, es decir, se debe hacer
un uso responsable de ella. Se aconseja optar por los créditos rápidos online
siempre que se tenga la certeza de poder devolver el préstamo solicitado. Para
ello, los usuarios de estas páginas deben asegurarse de tener una situación
económica relativamente estable, fijándose en sus ingresos y en su nivel de
endeudamiento previo a la petición del dinero. En caso de decidir proseguir con
los trámites, cabe tener en cuenta las condiciones que las plataformas
estipulan. Es importante leer con detenimiento las características de las
comisiones del crédito, sean del tipo que sean (apertura, cambio de
condiciones, anticipación o cancelación), puesto que pueden encarecer el
préstamo.

En caso de tener cualquier duda o consulta, es posible contactar con los
teléfonos de atención al cliente del portal web elegido o por medio de alguna
de sus redes sociales. Antes de aceptar las condiciones, es conveniente hacer
todas las preguntas que se deseen para poder contar con la máxima información
disponible. Por otra parte, algunas de las plataformas virtuales cuentan con
una pequeña sección para demostrar su veracidad, incluyendo comentarios de
clientes que evalúan los servicios brindados por la compañía en cuestión. De
esta manera, los usuarios pueden conocer el caso de otras  personas que
han estado en su misma situación. En algunas ocasiones se suelen incluir
porcentajes que certifican la alta satisfacción de los solicitantes anteriores.