Compartir

Este viernes se cumplen dos años del terrible siniestro aéreo de Germanwings, en el que perdieron la vida los 150 pasajeros y miembros de la tripulación que iban a bordo tras estrellarse contra los Alpes franceses. 

Ahora, el padre del copiloto Andreas Lubitz, quien fue considerado como el autor del siniestro, ha negado que su hijo provocara deliberadamente la catástrofe.

En declaraciones al semanario 'Der Zeit', Günter Lubitz afirma que “nuestro hijo era una persona muy responsable. No tenía motivo alguno para planear un suicidio y llevarlo a cabo. Menos aún para arrastrar a la muerte a 149 inocentes”. 

Lubitz sostiene que aún no existe “ni una prueba fundamentada” de que Andreas “planeara” una acción así. Además, acusa a la prensa de haber difundido una imagen falsa de su hijo. 

El vuelo 9525 de Germanwings, filial de bajo coste de la aerolínea alemana Lufthansa, despegó del aeropuerto de Barcelona el 24 de marzo a las 10.10 horas con destino Dusseldorf. Poco después se estrelló contra los Alpes franceses por la acción deliberada y suicida de su copiloto, según determinó la investigación el pasado 9 de enero llevada a cabo por las autoridades judiciales de Alemania y Francia.