Compartir

. De hecho, se calcula que el 9% de todas las transacciones que se llevan a cabo en el mundo se hacen por este medio, según un estudio llevado a cabo por el Instituto de Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada. Tanto si ya tienes tu tarjeta de crédito como si no, lo más seguro es que te interese saber que existen otras a las que puedes sacar más partido y que conllevan menos costes. Por esto, te aconsejamos que eches un vistazo a las ofertas de tarjetas de crédito de Kelisto

. Con su comparador lo único que hay que hacer es elegir el tipo de tarjeta que interesa y seleccionar los extras que se consideren importantes (a saber: que no tengan costes de mantenimiento, que no haya que cambiar de banco o que ofrezcan programas de puntos o descuentos en compras) Con esa información ya dada, se mostrarán todas las ofertas disponibles para elegir la más adecuada. En la que interese, sólo hay que seleccionar el botón 'detalles' donde se accede a la información ampliada. Así de sencillo. Pero ¿por qué es interesante y se ha notado un incremento en el uso de tarjetas de crédito?

El hecho de que más personas se sumen a este tendencia viene motivado por diferentes factores. En el caso de los españoles se ha notado por la misma mejora de la economía. A esto hay que sumar el hecho de que, con los años, se han ido implementado nuevos dispositivos (como es el caso del contactless) y, por supuesto, ha tenido mucho que ver la subida en las comisiones a la hora de sacar efectivo en determinadas sucursales bancarias. 

Pese a todo, hay determinados países que son más proclives a usar la tarjeta de crédito que otros. Es el caso de Francia, Suecia, Bélgica, Holanda o Reino Unido. En estos lugares más del 60% de los pagos se hace a través de tarjetas de crédito. Por contra, en países mediterráneos (como España, Italia o Grecia) existe un equilibro (de casi el 50%) entre los pagos que se efectúan pagando en efectivo con el resto de medios de pagos (como es el caso de las tarjetas de crédito)

Aunque de manera moderada, se ha podido observar que el español se va adaptando a los cambios y, sin dejar de usar el efectivo, en el año 2016 se registró un aumento de las compras que se pagaron mediante tarjeta de crédito, creciendo también el importe medio de esos gastos. Según el Banco de España esta información se traduce en que ha aumentado cerca del 10,75% el volumen de pagos con tarjetas en el año anterior. Y esta es una situación que no se daba en el país desde el año 2007.

Muy difícil desbancar al dinero en efectivo

A pesar de todo lo comentado el mismo estudio
elaborado por el Instituto de Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada
confirma que el dinero en efectivo mantiene y mantendrá su vigencia. Siendo
así, por el momento, hasta el 85% de las transacciones comerciales en el mundo
se llevan a cabo con dinero en metálico.

En concreto, se ha podido observar que en
Latinoamérica es de los lugares donde más se emplea el dinero en efectivo,
llegando hasta el 91% (o hasta el 99% en el caso de Perú) el volumen de
operaciones de consumo que se hacen con este método.

A la vista de los resultados obtenidos se puede
entrever que, con el tiempo, las nuevas tecnologías propiciarán nuevos métodos de
pago, pero el efectivo se va a mantener. Tanto es así que desde el Instituto de
Coordenadas señalan que, a día de hoy, aún “estamos lejos de afirmar que el
dinero en efectivo ha muerto”. Uno de los motivos principales es,
precisamente, el que no se cuenta con una estructura generalizada para poder
optar a otros métodos de pago en todos los casos y lugares. Esto es algo que se
observa mucho más en zonas en vías de desarrollo. Y, aún con esto, todos sus
estudios confirman que la tendencia muestra un claro incremento en el uso de
medios de pagos electrónicos. Esto ocurre, sobretodo, cuando se trata de sumas
de dinero mayores a las cotidianas porque, entre otras cosas, el usar una
tarjeta sirve para poder pagar a plazos de una manera cómoda y para contar con un
adelanto de dinero (en el caso ed tarjetas de crédito) Por contra, conviene
recordar que el usar las tarjetas sin control puede llevar a endeudamientos
dejando la cuenta en números rojos. Como todo, es una herramienta útil que hay
que saber usar. Más
información: Granada Digital
.