Compartir

Donald Trump ha ofrecido este martes su primer discurso como presidente de Estados Unidos ante el Congreso desde el Capitolio. Aunque en su discurso ha utilizado un tono más suave y conciliador, el magnate no ha dejado de tratar temas como la migración, la sanidad, el nacionalismo y el comercio exterior. 

Trump afirmó que cree posible lograr “una reforma migratoria real y positiva” siempre que se mejoren los empleos y salarios de los estadounidenses a través de una reforma fiscal. Además, Trump cree necesario fortalecer la seguridad nacional gastando más en materia militar y restablecer el respeto por las leyes. 

En su primera aparición ante los miembros de ambas cámaras del Legislativo, el presidente afirmó que cree posible que republicanos y demócratas podemos trabajar juntos para lograr un resultado (esa reforma) que ha eludido a nuestro país durante décadas”

En cuanto al comercio exterior, Trump ha defendido medidas para desarrollar una “reforma tributaria histórica” que reduzca la tasa impositiva a las empresas nacionales y la presión fiscal a la clase media. “Mi equipo económico está desarrollando una reforma tributaria histórica que reducirá la tasa impositiva de nuestras empresas para que puedan competir y prosperar en cualquier lugar y con cualquier persona”, anunciaba Trump.

El mandatario quiso dejar claro que proteger a los trabajadores “también significa reformar el sistema de inmigración legal”. Trump ha asegurado que el actual sistema del país supone un coste significativo a la nación y por eso cree necesario establecer un sistema de inmigración “basado en el mérito”, lo que “ahorraría mucho dinero, elevaría los salarios y ayudaría a familias afectadas –entre ellas, inmigrantes– a entrar en la clase media”.