Compartir

La Audiencia Nacional ha condenado a Miguel Blesa y a Rodrigo Rato a penas de prisión por el caso de las tarjetas black, al considerar que el que fuera presidente de Bankia y Caja Madrid, y su sucesor, cometieron un delito continuado de apropiación indebida y administración desleal por el uso que hicieron de estas tarjetas. 

La sentencia condena a seis años de prisión a Blesa y cuatro años y medio a Rato. El resto de acusados, entre ex directivos y ex consejeros de las entidades, están condenados por el mismo delito pero en calidad de “colaboradores”. Las penas oscilan entre los tres meses y los seis años de prisión. 

En el caso del ex director general de medios, Ildelfonso Sanchez Barcoj, el tribunal le considera colaborador y también cómplice de la mecánica desarrollada. Sánchez Barcoj ha sido condenado a dos años y seis meses.

Los acusados gastaron con estas tarjetas un total de 12,5 millones de euros entre los años 2003 y 2012. La Sala concluye que el antecesor de Blesa en Caja Madrid, Jaime Terceiro, “acordó dignificar las retribuciones de los consejeros a través de una tarjeta VISA que vendría a complementar las dietas que ya recibían”. 

Aun así, dejó claro que esas tarjetas “eran exclusivamente para gastos de representación, en el desempeño de su función de consejeros”.