Compartir

Tras la reunión del Consejo de Ministros de este viernes, en la que se ha aprobado subir un 8% el salario mínimo e incrementar un 0,25%, entre otras cosas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho balance del año 2016, al que ha calificado como “el año de la incertidumbre, de las decisiones inesperadas, de los hechos sin precedentes y de los sobresaltos políticos”. 

A nivel nacional ha destacado los 10 meses de Gobierno en funciones y la repetición de las elecciones, dos hechos sin precedentes en España y que, según él, terminaron gracias a la actuación de su Gobierno y a la “responsabilidad de otros grupos políticos”, como C's y CC, que firmaron junto al PP un pacto de investidura, y al PSOE, que se abstuvo en segunda votación.

También ha querido recordar los acuerdos alcanzados con otros partidos en los dos meses que van de legislatura, como la paralización del calendario de implantación de la LOMCE, la subida del SMI o la aprobación de los objetivos de déficit y del techo de gasto. Acuerdos que han “evitado males mayores”. 

Sobre la cuestión territorial, Rajoy ha dicho que su Gobierno hará todo lo posible “para dar satisfacción a las demandas territoriales”, aunque ha sido muy claro: “El Gobierno no va autorizar ningún referéndum que pueda liquidar la soberanía nacional”. 

El presidente del Gobierno asegura que su voluntad “es que esta legislatura dure cuatro años”, y si “las cosas bien, será una legislatura larga y fructífera”.