Compartir

Los presupuestos de la Generalitat Valenciana, aprobados en
el día de ayer, despiertan diferentes reacciones según quien opine. 

Según Ximo Puig  los Presupuestos de la Generalitat para 2017, 17.724,9
millones lo que supone un incremento del 2,8 % respecto al año anterior, consolidan
la ruta de “reconstrucción social i económica”.  Durante el trámite parlamentario se han
aprobado  más de 400 medidas lo que en
opinión del President :”demuestra claramente la voluntad de diálogo que
tiene el Govern Valencià” y ha señalado que permitirán “aprovechar el
crecimiento económico y la redistribución de la riqueza” consiguiendo “mas
justicia social i más capacidad de recuperar el terreno perdido en derechos
sociales”

Para Isabel Bonig:  “Después de este presupuesto Puig está más
cerca de ser expresidente y el Consell está cada día más cerca de ser
exConsell”.

La Sindica Popular ha
afirmado que estas cuentas, “las segundas del Titànic, demuestran que de tanto
prohibir y recortar se han olvidado de las personas”,  que “mientras se destinan 4,4 millones a la
memoria histórica solo hay 1,3 millones para la lucha contra el empobrecimiento
infantil. Hay un recorte del 66% de la partida de pobreza energética mientras
se produce un aumento del 80% de los asesores de Oltra. Hay 8 millones de euros
menos en el SERVEF pero 1,5 millones más en promoción institucional de
Presidencia. Se suben los impuestos en 840 millones de euros, mientras no
escatiman en derroches, como los 384 millones más en sector público
instrumental por creación de agencias, entes y organismos”.

Por delante, todo un año
para dar o quitar razones.