Compartir

La canciller alemana, Angela Merkel, ha comparecido ante los medios comenzando su discurso diciendo estas palabras: “Este es un día muy difícil”. Ha añadido que este “lamentable hecho” será castigado con “todo el peso de la ley”.

Las sospechas sobre que el atentado haya sido cometido por un refugiado parecen que aumentan y al canciller ha declarado que “esto sería particularmente desagradable para las muchas personas que realmente necesitan nuestra protección”, y afirmó que si se confirman estas sospechas será unhecho “difícil de asimilar”.

A los alemanes les ha pedido que no se paralicen ante el mal y que tengan la “fuerza para vivir como queremos vivir los alemanes: libres, unidos y abiertos”. Para conseguir esto es necesario que esclarezcan todos los hechos, ya que aún no se ha confirmado que se trate de un ataque terrorista, pero todas las sospechas apuntan a esto.

En lo referido a las investigaciones, la Policía detuvo a uno de los que iban en la cabina del camión. Sin embargo, ahora las autoridades creen que no se trata del verdadero autor de este atentado cometido en el mercado navideño situado en la zona oeste de la capital alemana. El hombre pakistaní detenido ha negado todos los cargos de los que se le imputan.

Hasta ahora, la cifra de fallecidos se sitúa en 12 y resultaron heridos 48, 18 de los cuales se encuentran en estado grave.