Compartir

Antonio Ángel Ortiz ha roto su silencio en el último momento del juicio oral. Ha declarado ser inocente de todos los delitos de los que se le acusa. El presunto pederasta no había dado ningún tipo de declaración desde su detención en septiembre de 2014. Ha justificado su silencio explicando que decidió no declarar ya que pensaba que nadie iba a creer todo lo que él pudiese decir.

Con la voz quebrada y a punto de venirse abajo, Antonio Ortiz ha hecho su declaración ante la jueza que lleva el caso.”Lógicamente siento mucho lo que les ha pasado a esas menores. Es terrible lo que les ha pasado, una barbaridad, sobre todo a TP4, que no tiene nombre. Lo siento por sus familias, pero yo no tengo nada que ver con los hechos. Soy inocente, señoría“. Así ha concluido el juicio, visto para sentencia. 

Para demostrar su inocencia ha querido hacer hincapié en la diversidad de las descripciones que han aportado las menores: “Se ha dicho que el agresor tenía el pelo negro, castaño y rubio. Solo falta el pelirrojo”.

El abogado que lo defiende ha leído el informe final durante una hora y media en el que se detallan aquellas circunstancias que se deben tener en cuenta para probar la inocencia del sospechoso. Algunas de ellas son las diferentes descripciones sobre el agresor, la supuesta manipulación de algunas pruebas y la mediatización que ha sufrido el propio caso.