Compartir

El macrojuicio por la red Gürtel continúa este viernes con Francisco Correa, el presunto cabecilla de la trama, quien seguirá respondiendo a las preguntas del fiscal después de haber admitido este jueves que pagó dinero a políticos del PP, como al exconsejero madrileño Alberto López Viejo y al exalcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda, ex marido de Ana Mato, por conseguir adjudicaciones de contratos públicos. 

Además, admitió que a él acudían empresarios para que les facilitara contratos públicos, cosa que hacía en colaboración con el extesorero del PP Luis Bárcenas, quien hacía las gestiones correspondientes en los diferentes ministerios y luego le pedía una comisión de entre el 2 y el 3% de la obra. Este dinero se entregaba en la sede del PP de la calle Génova.

La Fiscalía imputa a Correa haber liderado desde 1999 hasta 2009 “un entramado societario y personal dirigido a enriquecerse ilícitamente con cargo a fondos públicos”, para lo que contó con la colaboración de una serie de políticos a los que compensaba con pagos en especie. Piden para él 125 años de cárcel.